Nuevo alfabeto de la RSE
Jue, 25/02/2021 - 15:34

blog RSE

Sería llover sobre mojado hablar del impacto que la pandemia generada por el COVID-19, ha causado en la dinámica planetaria. No hay un sector económico, social o ambiental, que haya quedado excluido de su efecto.


Muchos hablan de la “nueva realidad”, otros dicen que ese efecto será temporal y la gente remontará de nuevo sus afanes consumistas. Lo cierto es que al mejor estilo de la película hollywoodense “Cuando la tierra se detuvo”, nos quedamos paralizados y hubo un rezago muy importante. Para América Latina significó ampliar la brecha de desigualdad ya existente. En comparación a Asia, África y Europa, cuyo crecimiento promedio para el 2021 se estima en el 3.2%; para Latinoamérica solo será del 0,6%.

Los programas sociales y de inclusión económica serán el pan nuestro de cada día; el reto es que quienes lideran los más efectivos, que es el sector empresarial, también ha visto mermada su rentabilidad y ello genera, quiérase o no, un reacomodo en sus proyectos de inversión social y estrategias de RSE. Esto nos lleva a reconsiderar un nuevo alfabeto, o mejor dicho a recalibrar la resonancia de cada una de estas palabras, que han sido constantes en el devenir de iniciativas socialmente responsables. He aquí algunas de ellas:


Alianzas: Cada vez más necesarias, entre empresas, intersectoriales. El trabajo en equipo robustece los programas, los puntos de vista diversos enriquecen la experiencia. Ante presupuestos vulnerados por temas urgentes, las alianzas son la única vía posible de garantizar la sostenibilidad de cualquier iniciativa y de expandir sus beneficios, con menor costo para los participantes.


Confianza: Palabra clave de amplios espectro e impacto, pero tan evasiva a la hora de conjugarse en la acción. Según un estudio del Centro Internacional de Estudios Políticos, Económicos y Sociales; en un estudio que realizó el 2019 sobre la confianza en Panamá, ante la pregunta “¿Piensa usted que se puede confiar en la gente en Panamá?”, el 51% de los encuestados señaló que muy pocas veces y el 29.8%, respondió que nunca; esto suma un 80.8% con niveles altos de desconfianza. Un hecho es que tanto la confianza, como la desconfianza son contagiosas, así que la mejor manera de saber si se puede confiar en alguien, es precisamente confiando. La confianza es una condición “sine qua non” para el éxito de las alianzas, porque cuando la confianza es alta, la comunicación es fácil, instantánea y efectiva.


Congruencia: “Haz lo que predicas”, muchas veces hemos escuchado este dicho. Cuando lo elevamos a un nivel corporativo, los accionistas hablan por la empresa, los colaboradores hablan por la empresa, el personal ejecutivo habla por la empresa; la cultura organizacional, los valores, la misión y la visión, deben pasar de buenas intenciones a acciones evidentes. En este mundo panóptico, es bastante fácil que se noten las incongruencias, así que para que haya confianza y suficiente capital social para consolidar alianzas, la congruencia es un elemento clave. La estrategia en una empresa socialmente responsable, debe tener un propósito, contar con recursos humanos y financieros, planificar en función de sus ejes de acción, implementar y medir, tanto la gestión, como el impacto.

compártelo:

  • Enlace copiado